La mama femenina esta formada por unos elementos glandulares y ductales ( conductos ) dentro de un armazón compuesto por cantidades variables de tejido fibroso y grasa. Los elementos glandulares están formados por pequeños conductos secretores y acinos glandulares que constituyen las unidades terminales del tejido mamario noble. En el pezón desembocan entre 20 y 25 conductos galactóforos principales.

El 80 % de lesiones de la mama son benignas y a continuación repasaremos de una forma muy básica las más importantes.

  • Fibroadenoma.- Son los tumores benignos más frecuentes en la mama de la mujer jóven. La incidencia más elevada se produce entre los 21 y 25 años. Está formado por una proliferación de tejido glandular y fibroso y a la palpación se nota como un bulto gomoso, firme, regular ,a veces, lobulado y móvil.

El diagnóstico, normalmente, es clínico pero es recomendable practicar una ecografía de confirmación y, ante la duda, una punción biopsia con aguja fina. Si la paciente no está angustiada y no es muy grande y no molesta, no es necesaria su extirpación. No puede malignizarse nunca un fibroadenoma bien estudiado y diagnosticado.

  • Quistes.-Son las masas mamarias más frecuentes teniendo en cuenta todas las edades. Aproximadamente un 7% de todas las mujeres pueden tener un quiste de mama en algún momento de su vida. Los grandes quistes normalmente los detecta la propia paciente de forma casual; suelen ser asintomáticos y si duelen es porque su rápido crecimiento comprime los tejidos vecinos.

Su diagnóstico es por ecografía. Normalmente no se extirpan; sólo los de más de 3-4 cm se puncionan y se analiza su contenido. Las proliferaciones quísticas malignas de la mama son muy raras; sólo un 1% de todos los cánceres de mama son quisticos y en todos los casos el líquido que contienen es sanguinolento y espeso que debe analizarse citologicamente.

  • Tumor filodes.-Son tumores fibroepiteliales formados por células del estroma periductal. Son poco ferecuentes y se pueden dar a cualquier edad. En algunos casos pueden tener componentes malignos. Son de crecimiento rápido y suelen ser masas duras, indoloras, lisas y móviles.

El diagnóstico es clínico y ecográfico ya que hay que hacer el diagnóstico diferencial con los fibroadenomas y los quístes.

Su tratamiento siempre es la extirpación de toda la masa.

  • Adenoma.- Son tumoraciones benignas poco frecuentes. Suele manifestarse como una masa palpable, circunscrita y formada por un agregado de estructuras tubulares y glandulares. Aunque el tumor no tiene una verdadera cápsula sus bordes son regulares y bien delimitados. Su aparición es más frecuente entre los 16-40 años. Su diagnóstico es por ecografía y posterior punción biópsica con aguja fina.
  • Lipoma.-Es un tumor encapsulado, benigno del tejido adiposo ( grasa ). Son indoloros, móviles, bien delimitados, blandos y palpables. El diagnóstico es clínico y por ecografía y si queda alguna duda se realiza punción con aguja fina para diagnóstico citológico. No es necesaria su exéresis.
  • Hamartoma.- También llamado fibroadenolipoma es un tumor benigno y poco frecuente. Está formado por una masa de lobulillos rodeada de un estroma fibrograso.

No suele ser doloroso y se palpa como una masa bastante blanda o como un engrosamiento similar al del tejido mamario normal. Su diagnóstico es clínico y por mamografía debido al aspecto moteado ( corte de salchicha ) que da la imagen radiológica.

  • Galactocele.-Son quistes mamarios benignos que contienen leche. Se asocian con la lactancia y pueden ser múltiples y bilaterales. La confirmación diagnóstica es por ecografía y clínica ( mujer que lacta ) o también se puede pinchar y sale leche.
  • Papiloma solitario.- El papiloma intraductal solitario es un, poco frecuente, tumor benigno de los conductos galactóforos que suele aparecer a 1-2 cm del pezón y que provoca una secreción serohemática por el pezón; en otros casos puede ser asintomático. El diagnóstico es por galactografía ( radiografía con contraste del conducto que tiene la secreción ) ya que el análisis de la secreción por el pezón muchas veces no aclara el diagnóstico. Menos de un 5% van asociados a un carcinoma.

Su tratamiento es quirúrgico: exéresis del conducto.

Existen algunos tipos de lesiones benignas de la mama que se diagnostican casualmente al practicar una ecografía o una mamografía por otro motivo ya que normalmente no dan síntomas: Adenoma del pezón, papilomas múltiples, papilomatosis y papilomatosis juvenil.

 

Carcinoma de mama.

El carcinoma de mama afecta al 12% de mujeres en EEUU y causa la muerte del 3,5% de las mujeres del país, lo que lo sitúa en segundo lugar como causa principal de muerte por cáncer en las mujeres.

Se han hecho numerosos estudios epidemiológicos acerca de los posibles factores de riesgo de carcinoma de mama. Sin entrar a valorar la intensidad de cada uno, citaremos los más importantes:

 

  • Mujeres mayores de 40 años
  • Antecedentes de carcinoma de mama
  • Menarquia precoz (antes de los 12 años)
  • Menopausia tardía
  • Primer embarazo más allá de los 30 años
  • Nuliparidad
  • Obesidad
  • Nivel socioeconómico alto
  • Consumo diario de alcohol
  • Biopsia con hiperplasia atípica
  • Predisposición genética

 

La clasificación de los tumores malignos de mama en carcinomas ductales y lobulillares clarifica el origen celular de ambos. El 85 % son ductales y aunque los lobulillares son menos frecuentes acostumbran a ser multifocales y, a veces, bilaterales.

Además de la clasificación anterior también se clasifican en “in situ” e invasivos.

Es importante aquí recordar lo escrito en el apartado de exploraciones y mamografías donde se explica el protocolo de diagnóstico precoz de dichas tumoraciones.