Síndrome premenstrual

Síndrome premenstrual (SPM) puede definirse como un conjunto de síntomas que aparecen entre 1 y 2 semanas antes de la menstruación y desaparecen al poco de iniciarse la pérdida menstrual. Se dice que el SPM es intenso si afecta a la actividad laboral, las relaciones y las actividades cotidianas. Se dice que hasta el 95% de mujeres tienen síntomas leves de SPM y que del 5-10% sufre síntomas lo suficientemente importantes como para alterar su vida las dos semanas previas a la regla.

Los síntomas manifestados por las mujeres son muy variados y se han llegado a reunir más de 100. Los más frecuentes son:

  • Sensación de distensión abdominal.
  • Hipersensibilidad de las mamas.
  • Cefalea.
  • Edema.
  • Cambios de humor.

La etiología del SPM sigue siendo desconocida. Muchas hipótesis han sugerido cambios en los niveles hormonales o alteración en las proporciones entre ellas. También se han sugerido anomalías en la función de los neurotransmisores, sobre todo la serotonina.

Como no existen pruebas bioquímicas específicas para el SPM, el diagnóstico se basa en un registro de síntomas que confirmen una diferencia de estado entre la primera y la segunda fase del ciclo menstrual.

Criterios diagnósticos para SPM.-

1.-Presencia de al menos uno de los siguientes síntomas somáticos y afectivos durante los 5 días previos a la regla en, por lo menos, 3 ciclos menstruales

Síntomas afectivos:

  • Depresión.
  • Mal humor.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Confusión.
  • Retraimiento social.

Síntomas somáticos:

  • Hipersensibilidad mamaria.
  • Distensión abdominal.
  • Cefalea.
  • Edemas.

2.-Alivio de los síntomas anteriores dentro de los 4 días siguientes al comienzo de la regla.

3.-Presencia de los síntomas en ausencia de tratamiento farmacológico, ingestión de hormonas, abuso de alcohol y de drogas.

4.-Disfunción del rendimiento social o laboral, de acuerdo con uno de los siguientes criterios:

  • Alteración de la relación de pareja.
  • Dificultad en la atención de los hijos.
  • Deficiente rendimiento laboral o académico.
  • Aumento del aislamiento social.
  • Consulta médica por síntomas somáticos.

 

Tratamiento.-

Las mujeres con SPM leve no suelen necesitar tratamiento médico y mejoran con información sobre lo que les pasa y algún consejo como: mejorar la dieta, aumentar el ejercicio físico, autorrelajarse, practicar yoga o hipnosis y disminuir el consumo de alchol, cafeina y tabaco.

Tratamiento médico.- Puede hacerse un tratamiento sintomático o intentar tratar la posible causa que se cree que lo produce.

El tratamiento sintomático trata:

  • La distensión abdominal como un colon irritable.
  • El edema con un diurético.
  • La hipersensibilidad de la mama con diuréticos, bromocriptina, calor local o pomadas antiinflamatorias.
  • La cefalea con analgésicos o fármacos para la migraña.
  • Los cambios de humor con antidepresivos a bajas dosis o tratamientos alternativos ( yoga, homeopatía, acupuntura, reflexoterápia,..).

Los tratamientos destinados a intentar tratar la causa subyacente los resumiremos en tres apartados, basándonos en su eficacia: los “probablemente eficaces” han demostrado su eficacia en ensayos bien planteados; los “pueden ser eficaces” no han dado resultados concluyentes pero han sido eficaces en bastantes casos y según los síntomas y su intensidad; los “probablemente no eficaces” no han demostrado un beneficio significativo comparado con el placebo.

Probablemente eficaz:

  • ISRS (Inhibidores selectivos recaptación serotonina)
  • Anovulatorios.

Puede ser eficaz:

  • Dieta y ejercicio.
  • Vitamina B6
  • Tratamientos complementarios: homeopatía, relajación, masaje, reflexología, quiropráctica, etc.

Probablemente no eficaz:

  • Progesterona
  • Aceite de onagra
  • Vitamina E