Algunos casos se resuelven sin necesidad de ningún tratamiento. Otras veces no hay una fácil solución y es necesaria la aplicación de alguna técnica de reproducción asistida. El tratamiento más correcto siempre dependerá del resultado del estudio hecho y de las circunstancias personales de cada pareja.

Tipos de tratamiento:

  • Inducción de la ovulación: Con tratamiento médico se estimula la maduración de los folículos en el ovario y cuando están a punto se provoca la ruptura de los mismos (ovulación) para que se liberen los ovulos que luego pueden ser fecundados. Si eltratamiento está bien indicado se puede conseguir un porcentaje del 50 % de embarazos después de un máximo de 6 meses de tratamiento.
  • Inseminación artificial homóloga: Se utiliza en casos de esterilidad de causa masculina leve, en casos de alteración del moco cervical, test postcoital negativo y en casos de esterilidad de causa desconocida. Consiste en introducir en el fondo del utero una suspensión de espermatozoides previamente capacitados en el laboratorio. Para aumentar el porcentaje de éxitos la inseminación se hace conjuntamente con un tratamiento de estimulación de la ovulación. Un 33 % de parejas consiguen un embarazo con un máximo de 6 meses de tratamiento.
  • Inseminación artificial con semen de donante: Esta técnica se utiliza cuando hay un factor masculino tan severo e irreversible que no permite hacer un “in vitro ” por microinyección y la pareja no presenta ninguna alteración. Un 50 % de parejas consiguen un embarazo con un máximo de 6 meses de tratamiento.
  • Fecundación “in vitro”: La fecundación ” in vitro ” (FIV) consiste en poner en contacto en el laboratorio uno o más ovocitos con el semen, a través de diversas técnicas, Una vez los ovocitos están fecundados, los embriones resultantes son transferidos al utero de la mujer en un número máximo de 2-3 según se acuerde con la pareja. Para la fecundación “in vitro ” se pueden utilizar ovocitos propios o de donante al igual que espermatozoides de la pareja o de donante según el caso.

Si bien, en un principio, se utilizó esta técnica en mujeres que tenían una obstrucción de las trompas, actualmente también se indica en los casos siguientes: endometriosis, esterilidad por factor cervical o immunológico, esterilidad de causa masculina y esterilidad de causa desconocida.

La tasa media de embarazos después de una FIV es del 30 %. Variables como la edad o el factor que causa la esterilidad pueden hacer variar el porcentaje de éxito.