Miomas

Se estima que un 20-40 % de mujeres en edad reproductiva presentan miomas. La gran mayoría de miomas son asintomáticos y la sintomatología más frecuente es: reglas abundantes ( hipermenorreas) y dolor por compresión mecánica.

El papel real que juegan los miomas en la fertilidad es poco claro; la mayoría de miomas nunca afectarán la fecundación, la implantación ni tampoco el resultado del embarazo.

Sólo en lo que se refiere a los miomas submucosos, se acepta que se acompañan de una disminución en la tasa de embarazos, tasa de implantaciones, de nacidos vivos y de un aumento en el número de abortos.

La histeroscopia es la técnica ideal para valorar la afectación de la cavidad uterina en los casos de miomas subserosos, para, a continuación, tomar decisiones. La miomectomía, en los miomas submucosos, mejora de manera significativa los resultados tanto en embarazos naturales como en inseminaciones e “in vitro”.

Sólo un 20 % de los miomas crecen de una forma significativa durante el embarazo y la sintomatología más frecuente es dolor pélvico-abdominal.

Tratamiento de los miomas.-

  • El tratamiento de los miomas submucosos debe hacerse por via histeroscópica.
  • Los miomas intramurales de más de 5 cm y sobre todo los que distorsionan la cavidad endometrial deberán ser extirpados, pero aquí se debería individualizar cada caso y tener en cuenta otros factores. La histeroscopia nos informará del compromiso cavitario por parte del mioma intramural.
  • Los miomas subserosos no deben ser extirpados, a menos, que su gran tamaño o sintomatología lo aconseje.