Endometriosis

La endometriosis es la presencia de tejido endometrial funcionante fuera de la cavidad uterina. La presencia de endometrio en el espesor del miometrio se llama endometriosis interna o adenomiosis. En las restantes localizaciones se denomina endometriosis externa y pueden ser , principalmente, en: ovario, trompa, peritoneo, extrapelvis y extraperitoneal.

La endometriosis afecta a un 3% de todas las mujeres; causa un 20-25 % de todos los dolores pélvicos y se encuentra en un 25-40% de todas las mujeres con esterilidad de causa femenina.

Etiología

  • Posiblemente la mayoría de teorias tienen parte de razón, pero, la teoría de la implantación retrógrada ( reflujo de sangre menstrual a través de las trompas hacia la cavidad abdominal ) es la responsable de la mayoría de las endometriosis.
  • La via hematógena y linfática puede explicar los focos extraabdominales y extraperitoneales de la endometriosis.
  • Desde hace 20 años se conoce la gran tendencia familiar en humanos y primates de la endometriosis, sobre todo en gemelos. Se han identificado genes candidatos a favorecer su aparición.
  • Casi todas las mujeres tienen reflujo de endometrio menstrual hacia el peritoneo, pero sólo unas pocas desarrollan una endometriosis. Las causas que facilitan esta implantación parecen debidas a una alteración en la inmunidad celular que evita la eliminación de este endometrio por parte de los macrófagos.

El dolor es un síntoma constante en la clínica de la endometriosis. Es dificil estudiarlo y cuantificarlo. No hay relación en la endometriosis peritoneal y ovárica entre el tamaño del quiste endometriósico y el número de implantes endometriósicos y la intensidad del dolor: pequeños focos pueden ser muy dolorosos y grandes quistes pueden ser hallazgos casuales en una ecografía de rutina. Si que hay una relación entre dolor y tamaño de los implantes endometriósicos en el tabique recto-vaginal.

La relación entre endometriosis y esterilidad es clara en las formas moderadas y severas. En las formas leves queda cuestionada la relación. La forma en que puede producir esterilidad viene explicada por:

  • Las adherencias entre órganos vecinos puede alterar la moviliad de las trompas y dificultar la captación del ovocito.
  • Parece que puede haber una alteración genética-enzimática que dificulta la implantación del ovocito fecundado en el endometrio.
  • En pacientes en “fecundación in vitro ” se ha visto una disminución en la calidad de los ovocitos obtenidos comparado con los de pacientes sin endometriosis.

Clínica: Dos son los síntomas constantes: dolor y esterilidad.

El dolor puede ser sólo dismenorrea (dolor menstrual) pero normalmente es perimenstrual y ovulatorio. En fases avanzadas puede doler durante todo el ciclo. El dolor es sordo, difuso por toda la pelvis, a veces, irradia a recto, espalda y muslos. Si afecta al tabique rectovaginal puede haber intensa coitalgia.

Suele iniciar su sintomatología entre los 25-30 años. La endometriosis se sospecha por la historia clínica, a veces, se corrabora por la exploración y la ecografía, se verifica por la laparoscopia y si hay dudas se confirma por la anatomía patológica de las muestras extraidas en la laparoscopìa.

El tratamiento de la endometriosis contempla el médico y el quirúrgico.

  • El tratamiento médico se basa en distintos tratamientos hormonales que ahora no vamos a detallar pero sí que queremos destacar que se ha visto que ninguno de ellos mejora la fertilidad de la mujer estèril con endometriosis comparàndolo con la que no hace tratamiento. Sí que el tratamiento hormonal mejora la sintomatología dolorosa debida a la endometriosis. Una buena opción es dar anovulatorios orales o derivados de la progesterona ( nor-derivados) ya que reducen el crecimiento del endometrio y, por tanto, la evolución de la endometriosis.
  • El tratamiento quirúrgico es aceptado en la endometriosis avanzada desde el punto de vista de mejorar la fertilidad y en cualquier fase de endometriosis para mejorar la sintomatología dolorosa. En endometriosis avanzada la tasa de embarazos espontaneos está cerca del cero y numerosos estudios han probado que se producen tasas valorables de embarazo tras la cirugía reparadora.